Photo by IVO BIOČINA

Vestimenta de fin de semana – zapatillaspantuflas bordadas en oro y flores

¿Qué viste el héroe de la Copa Mundial a su regreso a casa después de jugar el mayor partido de todos, la final de la Copa Mundial de la FIFA en Moscú? La decisión de Domagoj Vida de visitar su Donji Miholjac natal en un carro tirado por caballos, vistiendo el distintivo traje típico local que consiste en una camisa blanca, chaleco negro y sombrero negro redondo con la cinta tricolor croata (rojo, blanco y azul), seguramente fue la fiesta de bienvenida más tradicional de las que se organizaron por el país para recibir a los héroes que venían de Rusia.

Fue una gran fiesta, con una mirada a una de las partes más tradicionales de Croacia, donde las aldeas de esta región, Eslavonia, exhiben con orgullo sus tradiciones y trajes típicos siempre que tienen la ocasión en cada celebración. Eslavonia es conocida por ser una de las regiones más hospitalarias de Europa, y sus trajes típicos tienen mucho estilo y diversidad.

Entre los más famosos está el traje de Bizovac cuyos distintivos colores rojo y amarillo añaden un toque de color a uno de los trajes croatas más complejos. Está formado por varias capas de faldas de algodón muy cortas, por encima de la rodilla, haciendo posible que se admiren las medias de lana ‘bobane’ y las zapatillas con bordados de oro, mientras que el tocado indica el estatus de la mujer en la sociedad. Las coronas florales de azucenas artificiales y pimpollos de rosa son las principales decoraciones.

Para disfrutar de un desfile sartorial y floral, no te pierdas la Procesión de Primavera de las Reinas de Gorjani cerca de Đakovo, inscrita en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO en 2009. Conocidas como las Ljelje, las Reinas son las muchachas locales que cantan canciones especiales y bailan con sables. Los “Reyes” llevan sables y sombreros de hombres decorados con flores, mientras que las “Reinas” llevan guirnaldas blancas sobre sus cabezas como novias. La tradición data de los tiempos de la ocupación otomana cuando los turcos se llevaron a todos los hombres y las mujeres se disfrazaron para distraerlos y que fueran confundidas por fantasmas, dando tiempo a los hombres para poder escapar.

Hay mucha más influencia centroeuropea en los trajes típicos de las regiones de Međimurje y Zagorje, donde las vestimentas blancas forman la base común, que generalmente se cubrían con bufandas y chales decorativos, delantales y joyería, con el rojo como color dominante. La costura y el bordado con hilo de oro también eran el motivo común, y en el caso de los hombres se prestaba mucha importancia a los sombreros: generalmente se trataba del sombrero negro de Panonia con forma de cúpula, o del sombrero negro de fieltro, adornado con una cinta del tricolor croata.

El traje típico de Likaes bastante sencillo, la parte más famosa del traje masculino es el gorro rojo de Lika con un grueso borde negro. La camisa blanca, el chaleco rojo y los pantalones negros completan el traje masculino, mientras que los delantales rojos decorados con mucho colorido compensan la simplicidad del sencillo pañuelo blanco en las mujeres.

Uno de los más tradicionales tipos de vestimenta es la elegante contribución de Croacia al mundo, la corbata. Este accesorio masculino esencial tiene sus orígenes en el siglo XVII cuando las mujeres de los mercenarios croatas que apoyaban al ejército francés, ataban piezas de tela alrededor del cuello de sus seres queridos para que se distinguieran en las batallas. El rey Luís XIII quedó impresionado por la imagen, y la moda masculina cambió para siempre.

Los trajes típicos de Croacia continental tienen una gran variedad de joyas y decoraciones, incluido el bordado de oro, las flores y las monedas antiguas. Generalmente sencilla en su diseño, la joyería refleja lo que estaba disponible en esa época para la gente común y pobre. Uno de los más importantes accesorios era el fino encaje de Lepoglava, cuyos complejos diseños fueron laboriosamente fabricados por las mujeres de esa localidad, que junto con las islas de Hvar y Pag forman parte de la tradición de encaje de Croacia inscritos en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.