Photo by Rade Jug / Ranch Terra

¿Por qué explorar a dos patas cuando puedes hacer lo mismo a cuatro?

Si estás buscando escapar de la multitud, explorar la belleza natural de Croacia de primera mano y experimentar la cálida hospitalidad de las regiones menos conocidas de Croacia, hay algunas opciones que crearán recuerdos más duraderos y momentos más singulares que montar a caballo.

Croacia tiene un paisaje muy diverso, desde su mentada costa, pasando por su accidentado terreno montañoso, hasta llegar a las planas y abiertas llanuras de Eslavonia. Cada región ofrece una belleza natural diferente que puedes conocer a caballo. Si estás buscando una verdadera aventura fuera de lo común, has venido al lugar correcto.

La rica herencia de la cría de caballos en Croacia se ha extendido a lo largo de los siglos. La famosa caballeriza estatal de caballos lipizanos en Đakovo fue fundada en 1506. Sus elegantes caballos impresionaron tanto a la reina Isabel II de Inglaterra en la apertura de los Juegos Olímpicos de 1972 que poco después vino a inspeccionarlos a Đakovo personalmente.

El evento de equitación más famoso de Croacia es el Sinjska Alka, el último torneo de caballería de Europa. Alka es uno de los eventos culturales más importantes del calendario croata, se celebra cada año en el mes de agosto para conmemorar la derrota de los otomanos en el asedio de Sinj en 1715. Los magníficos jinetes (alkari), ataviados con trajes tradicionales de siglos de antigüedad, cabalgan al galope por una de las calles principales de la ciudad, apuntando con su lanza a un aro de hierro suspendido de una cuerda. Todo un espectáculo.

Afortunadamente, no tienes que ser miembro de la realeza con una larga tradición para explorar Croacia a caballo. Con el creciente número de turistas que buscan descubrir Croacia más allá de la playa y de las principales ciudades, la equitación y el turismo de aventura en general están en aumento.

 

Hay un número creciente de ranchos en Croacia que ofrecen alojamiento y la experiencia de montar a caballo, así como recorridos al paso hacia las principales atracciones, parando en pequeños pueblos y granjas a lo largo del camino, creando esos auténticos recuerdos que los turistas con menos tiempo siempre se pierden.

La Ruta de Plitvice es uno de esos recorridos, un viaje de varios días que parte desde la ciudad de Split y abarca los bosques, campos y montañas que rodean el famoso Parque Nacional de los Lagos de Plitvice. Después de pasear tranquilamente y admirar la magia de los lagos, puedes dirigirte a un lago y nadar con tu caballo antes de alcanzar la cima de la montaña, a 1.613 metros de altura, para admirar la gloriosa Croacia y sus magníficas vistas. También hay varios ranchos con fácil acceso a los lagos, que le facilitan la entrada a este sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Puede ser que el Alka haya transformado la ciudad de Sinj en un símbolo de montar a caballo, pero el interior de Dalmacia también es un centro de turismo de equitación. La naturaleza es extraordinaria, y hay establecidos recorridos a lo largo del poderoso río Cetina y del lago Peruča, que recorren caminos romanos y napoleónicos, antiguas vías pecuarias y pueblos abandonados de Dalmacia. Y otros no tan abandonados. Tendrás la oportunidad de conocer la hospitalidad de sus gentes y de disfrutar de una copa de rakija y de otros productos locales. Más de 2.000 años de naturaleza, historia y tradición para disfrutar de tu tiempo libre. No tiene precio.

¿Buscas aventura con la vista puesta en la historia del cine? Prepara tu silla de montar y dirígete al Parque Nacional de Palkenica, una región de impresionante belleza. También fue el lugar de rodaje de la legendaria película Winnetou en la década de 1960. No hay vaqueros ni indios en estos días, así que disfruta de tu paseo a caballo por este hermoso y accidentado parque, así como de las fabulosas vistas al Adriático.

La equitación y los parques nacionales y naturales de Croacia parecen tener una estrecha relación. Hay oportunidades de montar a caballo para todos, lo que permite a los turistas otra forma mágica de explorar el país, con el 10% de su territorio de parques protegidos. Hay parques naturales como el de Papuk a los que se puede acceder por senderos de caballos, en este caso desde Orahovica hasta Jankovac.

Tradición atemporal, vistas inmejorables del Adriático y recorridos a caballo: hay algo diferente en Konavle, al sur de Dubrovnik. Aquí puedes encontrar una industria local de producción de seda, una de las tradiciones más antiguas en una región que no parece apresurarse por la forma de vida moderna. Recorre el sendero de 11 km a través de bosques de pinos y olivares antes de recompensarte con las vistas al Adriático desde la cima de la colina Velje.

 

También puedes disfrutar de la hermosa región de Bilogora, donde encontrarás hermosos senderos temáticos preparados para los jinetes más noveles, y los jinetes más experimentados pueden hacer recorridos más largos de varios días. En cualquier caso, disfrutarás de esta región desde una perspectiva completamente nueva.

 

De Split a Zadar, de Fužine a Medulin y de Pazin a Umag, hay aventuras a caballo esperándote. Todas tienen una cosa en común: la proximidad al Adriático y los principales centros turísticos, pero con la oportunidad de alejarse para descubrir la verdadera Croacia, sus pueblos menos conocidos, los caminos más olvidados y esa naturaleza omnipresente e inspiradora.

También existe una tendencia creciente de escuelas de equitación en Croacia, particularmente en Istria y en el interior de Dalmacia. Si quieres que tu hijo aprenda a montar, ¿qué mejor lugar que en el Paraíso?

 

Donde sea que aterrices en Croacia, los caballos no estarán muy lejos. Montar a caballo te llevará a un lugar apartado, te sumergirá en la naturaleza y, en muchos casos, te hará retroceder unas cuantas generaciones. Si estás buscando purificar tu alma y vivir una experiencia de vacaciones inolvidable, ¡bienvenido/a a Croacia!