Photo by Ivo Pervan

Mil islas para mil posibilidades

Hay tanto donde elegir… ¿Cómo elegir la isla para unas vacaciones perfectas cuando tienes a tu disposición más de mil, rodeadas por uno de los mares más limpios del mundo, y entre las cuales hay  una (Hvar) que no sólo es la isla más soleada de Europa, sino también la isla que presume de más patrimonio de la UNESCO en el mundo?

Encuentra tus playas

¿Por dónde empezar? Por las playas, claro. Desde la famosa Zlatni rat en la isla de Brač hasta la encantadora y escondida Stiniva en Vis, proclamada la mejor de Europa, las islas croatas esconden una verdadera riqueza de playas. ¿Pensabas que en Croacia no había playas de arena? Descubre el paraíso de arena en Susak; ¡toda una isla cubierta de arena! Para los amantes del naturismo está la playa de la isla de Rab en la que todo empezó en 1936 con la visita del abdicado rey de Gran Bretaña, o la mejor playa nudista según la CNN, la de Jerolim en la isla de Hvar.

Explora las leyendas

Que no se te olvide explorar las leyendas de las islas croatas; tanto San Pablo como Ulises naufragaron en Mljet. Y ya de paso, echa un vistazo al impresionante parque nacional de la isla. O dirígete a Lokrum, el destino de escapada junto a Dubrovnik, donde descubrirás más tradiciones populares sobre sirenas, hadas y piratas.

Cata el vino

Hablemos un poco del vino y de las famosas 130 variedades autóctonas croatas. Muchas de ellas son específicas de unaisla en particular, como la Grk en Korčula, Vugava en Vis, Bogdanuša en Hvar, Dobričić en Šolta y Žlahtina en Krk. Sólo hace falta aprender una palabra: živjeli (¡salud!).

Disfruta de la dieta mediterránea

Gracias a la riqueza de los frutos del mar Adriático, el pescado ocupa un lugar importante en la gastronomía, y en Croacia se dice que los peces nadan tres veces. Primero en las aguas cristalinas del mar, luego en el aceite de oliva mientras son preparados y, por último, en el vino que acompaña la comida. La dieta mediterránea no figura sin motivo en la lista de la UNESCO de patrimonio inmaterial. Pero las islas tienen también sus propios sabores y recetas tradicionales, como Viška pogača (la empanada de Vis), el vitalac (vísceras de cordero asadas) de Brač o la puhijada (el festival del lirón) en la isla de Hvar… ¡Intenta resistirte!

Enamórate de la naturaleza

Además de impresionantes bellezas naturales, como las grutas de Modra špilja y Zelena špilja en Biševo, el islote Galešnjak con su forma de corazón y tantas otras, las islas croatas presumen de muchos alicientes fruto de la mano del hombre. Los amantes de los animales también disfrutan aquí de experiencias únicas, por ejemplo contemplando los buitres leonados en la isla de Cres o los delfines en el archipiélago de Lošinj.

Aprecia la belleza que nació de las manos del hombre

Visualmente es difícil superar el islote Baljenac en la cercanía de Šibenik; con tan sólo 0,14 km2 de superficie y un muro de piedra seca de 23,36 kilómetros de largo. El campo de Stari Grad, incluido en la lista del patrimonio inmaterial de la UNESCO; así como el magnífico convento Blaca, con el piano que hasta allí subieron nueve monjes que se tomaron, dicen, 56 litros de vino durante la faena; la misteriosa Zmajeva špilja (la gruta de dragón) en Brač o las grutas militares en Vis, todos ellos son monumentos excepcionales creados por el ser humano.

Únete a la tradición

Desde el carnaval en la isla de Lastovo hasta la procesión de Semana Santa en Jelsa, las islas croatas celebran su patrimonio de un modo excepcional, así que infórmate en la oficina de turismo local qué festivales se celebran durante tu estancia. Ten en cuenta, que la historia croata está profundamente arraigada en la isla de Hvar, donde encontrarás su ciudad más antigua. El turismo organizado en Europa tuvo su inicio en Hvar en 1868, con la fundación de la llamada Sociedad de la Salud, y las propiedades terapéuticas del clima isleña no han cambiado hasta el día de hoy. Por otra parte, la isla de Lošinj es conocida como la isla de la vitalidad, y con mucha razón.

Navega en muchos barcos

¿Pero cómo disfrutar de la mayor parte posible de todo esto durante las vacaciones? Croacia cuenta con una buena red de transporte marítimo, y la mayor parte de las islas habitadas están comunicadas durante todo el año. Transportistas particulares pueden, además, llevarte en lancha de una isla a otra y, con una planificación adecuada, se puede recorrer la mayoría de las islas que uno elige.

La única pregunta que queda es qué tipo de experiencia isleña buscas en Croacia.