Photo by Zoran Jelača

Lujosas villas de celebridades medievales

Los castillos no son solo imponentes construcciones desde los que se puede disfrutar de hermosas vistas, sino que son lugares para revivir el pasado y descubrir cómo era la vida de antaño. Con su impresionante arquitectura, rica historia, secretos aún por descubrir y sus numerosas leyendas, los castillos de Croacia seguramente te dejarán sin aliento. Algunos incluso son fuente de inspiración para libros, películas y series de televisión.

Érase una vez un conde que construyó un hermoso castillo…

Si quieres pasar un día de cuento de hadas, entonces el castillo de Trakoščan es la elección perfecta. Situado en una colina, rodeado de hermosos bosques y lagos, este castillo del siglo XIII despertará todo tu romanticismo interior. Para una experiencia de cuento de hadas completa, visita los alrededores en una carroza tirada por caballos, luego echa un vistazo al interior del castillo, a las  armaduras de los caballeros y a la valiosa colección de muebles barrocos, trofeos de caza y la impresionante colección de armas. Una de las leyendas cuenta que el castillo recibió el nombre según los Caballeros Drachenstein, que significa “Piedra de Dragón”… Hm, los fanáticos de “Juego de Tronos” deberían pensar en ello.

Sé un conde o una condesa por un día

Si alguna vez te has preguntado cómo sería vivir en un castillo, dormir en él y sentirse como un conde o una condesa, visita el castillo de Bežanec y satisface esa curiosidad. Este hermoso castillo del siglo XVII y hotel de lujo, ubicado en una colina con vistas al pequeño pueblo de Valentinovo, es un lugar muy popular para celebrar bodas. Como otros muchos castillos, Bežanac cuenta con su propia leyenda, que habla sobre un buen espíritu que brinda a las parejas casadas el hechizo del amor eterno. Como sabemos que el camino hacia el corazón pasa primero por el estómago, el restaurante exclusivo del castillo de Bežanec es un lugar imprescindible para todos los amantes de la comida y el vino de primera calidad. Quién sabe, quizás seas sorprendido por alguno de los espíritus de la cocina local.

El castillo de las Hermanas de la Misericordia

A primera vista, el castillo de Lužnica es quizás el más inusual de los castillos que hemos mencionado. Se trata de un castillo del siglo XVIII que una vez perteneció a la familia de condes Rauch. Rodeado por un bosque y amplios espacios verdes, sus fachadas están decoradas con  relieves. Pero ¿por qué es inusual? te estarás preguntando. Pues bien, el castillo es propiedad de las monjas que lo compraron a la familia en 1925, y con el tiempo lo han convertido en una atracción turística. El castillo, que está abierto a los visitantes, tiene 60 habitaciones ambientadas, una sala de conferencias, wifi, y además de los eventos religiosos, allí se organizan conferencias, talleres, programas para niños y adultos, campamentos, picnics… Parece un gran lugar para relajarse, ¿no es así?

 

Si las paredes pudieran hablar…

La ciudad feudal de Veliki Tabor está situada en la cima de Hum Košnički y desde allí ha estado dominando la región de Zagorje durante siglos. Es una de las ciudades fortificadas mejor conservadas de Croacia continental, desde la que se extiende una hermosa vista de la región de Hrvatsko Zagorje y parte de Eslovenia.

Además del castillo en sí, también hay una leyenda sobre Veronika de Desinić, una delicada belleza de cabello dorado que se enamoró del hijo del dueño del castillo y ese amor lo pagó con su vida. Algunos aseguran que aún se escuchan los sollozos de Veronika en Veliki Tabor…

Un tesoro escondido entre las serpientes

Si miras en dirección a Medvednica, seguramente verás el contorno blanco de una fortaleza en una de sus colinas. Es Medvedgrad, una fortaleza medieval del siglo XIII que es famosa por sus historias y leyendas. Una de las más famosas leyendas de Medvedgrad es sobre la cruel y hermosa Reina Negra, Bárbara de Celje, quien vivió en el castillo e intentó engañar al mismísimo diablo, por ello la convirtió en serpiente. Según la leyenda, sus súbditos aún vagan por Medvednica guardando el tesoro de su reina y esperando a que un héroe bese al guardián de la serpiente y le dé a la Reina Negra su forma original.

Si no fuera por la mujer checa, no habría castillo

Hay una historia acerca de este hermoso castillo, situado no muy lejos  de la ciudad de Varaždin, construido por una mujer checa desconocida pero adinerada llamada Marušate, de ahí procede el nombre del castillo,  Maruševec. El castillo fue mencionado por primera vez en 1547, y desde entonces, ha sido el hogar de muchas familias nobles que se han preocupado de cuidarlo y reformarlo con mucho esmero. Destaca el esfuerzo de la familia Pongratz, que con la ayuda de un respetado arquitecto paisajista sueco, remodeló el jardín dentro del castillo. Durante la Segunda Guerra Mundial, Maruševec fue devastado y casi destruido. Y aunque nunca recuperó su esplendor original todavía es lo suficientemente encantador como para visitarlo.

Cómo un pequeño gallo detuvo a los turcos

Imagina que estás bajo el asedio turco, estás hambriento y disparando al único alimento que tienes, un gallo. Suena un poco loco, ¿verdad? El castillo de Đurđevac fue testigo de tal evento. Sin embargo, antes de llegar a eso, volvamos al castillo. Construido en el siglo XV en una colina poco glamurosa en medio de un lago, por eso se clasifica como una fortaleza de agua o wasserburge. Sin embargo, ya en el siglo XVI, el castillo como fortaleza militar se convierte en el último punto de defensa contra los otomanos… Aquí regresamos al gallo y la famosa “Leyenda sobre Picoki, que habla de la astucia de aquellos que defendían el castillo. Si estás interesado en esta leyenda, ven a  la fiesta de “Picokijada” en Đurđevac y descubre todos los detalles.

El castillo por 20 kunas

Cuenta la leyenda que este castillo era tan hermoso que el mismísimo sultán Solimán el Magnífico prohibió personalmente su destrucción. La belleza no pasó desapercibida a los diseñadores de la moneda croata, quienes utilizaron la imagen del castillo Eltz en los billetes de 20 kunas. Si participaras en el concurso ¿Quién quiere ser millonario? y te preguntaran sobre el castillo que aparece en el billete de 20 kunas croata, ¡ya no puedes fallar! Sin embargo, para que el castillo apareciese en este billete, tuvo que construirse primero. Esto se debe al Conde Eltz, que en 1749 comenzó a construirlo en su feudo, en Vukovar. Más tarde, el castillo de Eltz se reconstruyó en varias ocasiones. A principios del siglo XX finalizaron las obras y en 1968 se convirtió en el Museo de la Ciudad de Vukovar.