Photo by Maja Danica Pečanić

La parte más dulce del Adriático

La costa adriática de Croacia es bien conocida por su hermoso mar salado, pero deberías prestar atención también a sus dulces.

Muchos de ellos son dulces “para mañana”, lo que significa que se conservan bien, pueden prepararse con meses de antelación y preservarse hasta su consumo. Puedes disfrutarlos cuando hayas regresado a casa mientras recuerdas tus vacaciones en Croacia.

Tú eliges

Desde Istria en el noroeste hasta Konavle en el sureste se pueden encontrar las populares kroštule (pasta crujiente principalmente “atada” en forma de lazo, frita en aceite y espolvoreada con azúcar); fritule (pequeñas bolas de masa de levadura con pasas, fritas en aceite y espolvoreadas con azúcar); pandišpanj (bizcocho con aroma a vino dulce y frutos cítricos secos); almendras garrapiñadas, paprenjaci (galletas duras hechas con miel y especies); bobići (galletas en forma de bola de almendra crujiente), arancini (cáscaras de naranja marinadas en agua, azucaradas y secadas). Algo para todos, o mejor dicho, ¡todo para todos!

Combinado croata

Si te gusta la rakija, te gustará smokvenjak. El smokvenjak es básicamente un tipo de pastel hecho de higos secos con  nueces o almendras y otros aromas. La isla de Vis es conocida por su smokvenjak allí llamado hib o hljeb. En Vis le añaden almendras picadas, anís seco y travarica (aguardiente de hierbas). Esta mezcla conocida como hib se seca al viento bura o bien se mete al horno. El Smokvenjak se sirve tradicionalmente con travarica o licores. ¡Salud y buen provecho!

El misterio

Si eres más de tartas con mucho relleno, dirígete entonces a la región del Adriático central. Por ejemplo, las amareti son una rica mezcla horneada de almendras, claras de huevo, mantequilla y azúcar, mientras que las klašuni tienen una estructura similar, pero su cobertura exterior está hecha de pasta crujiente y el relleno de almendra está aderezado con la obligatoria agua de rosas o licor (rozolin), hecho con pétalos de un tipo especial de rosa. Nunca podrás conocer todos los ingredientes de las irresistibles klašuni de la ciudad de Korčula, debido a que se mantienen en secreto por los más grandes maestros del oficio. Aunque no es ningún secreto que saben de maravilla.

El postre celestial

El clásico de Dalmacia es el paradižet cuyas raíces son originarias de la cocina austriaca. Este postre tiene una base líquida espesa que es una mezcla de leche y yemas de huevo cocido, a las que se añaden bolas de masa poco hervida del tamaño de una cuchara hechas de claras de huevo batidas con aspecto de nubes esponjosas. Y te sentirás como si estuvieras en el séptimo cielo cuando las pruebes, por descontado.

Flan de rosa

La rožata hoy en día es probablemente el postre más popular en el Adriático, y de fácil comparación con el flan. Nuestra receta tradicional incluye de forma obligatoria agua de rosas o licor de pétalos de rosa, de ahí procede su nombre en croata y lo que le proporciona su originalidad y especial gusto refinado.

Postres especiales para ocasiones especiales

En ocasiones especiales tales como bodas y otras celebraciones familiares importantes, los croatas despliegan una increíble extravagancia de tartas exquisitas. Tal vez la más lujosa del Adriático es la hrapaćuša de la isla de Brač. Contiene zumos de limón y de naranja en abundancia, también marrasquino, y gran cantidad de almendras. La tarta tiene una capa superior tan densa de nueces picadas que se asemeja a las formaciones rocosas de las cuevas del lugar del que portan el nombre.

 

Santa Tarta

La tarta de Rab se elabora con unos ingredientes muy similares, excepto que su tentador y delicioso relleno está envuelto en una masa muy fina. La historia de este dulce se remonta a finales del siglo XII, cuando las monjas benedictinas lo hacían para el Papa Alejandro III y sus viajes a lo largo del Adriático. ¡Y Santo Cielo, es delicioso!

Por último, pero no menos importante

En este trío de los mejores pasteles, el pastel de Skradin se jacta de una extraña extravagancia que debe haberse inspirado de la Sachertorte vienesa. La versión de Skradin es una audaz interpretación que resulta ser una tarta todavía mejor (¡sí, lo dijimos!). La vienesa original es sustituida con una extravagancia de aromas, donde la mermelada se sustituye por miel, nueces en abundancia y muy poca harina, también con licor de pétalos de rosa y glaseado de chocolate.

Sabemos lo que estás pensando y ¡sí, tendrás que probarlos todos!