Photo by Boris Kačan

La máquina del tiempo es en realidad una barca

¿Sabías que podías completar la navegación con la visita a seis de las ocho localidades croatas que figuran en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO? ¡A bordo ahora, rumbo a la riqueza cultural!
Gracias a su mar de agua cristalina, sus playas de arena, sus encantadores pueblos del litoral y sus monumentos históricos, Croacia ofrece a los amantes de la navegación algunas de las mejores rutas en el Adriático. Pero, ¿sabías que podías completar la navegación con la visita a seis de las ocho localidades croatas que figuran en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO? ¡A bordo ahora, rumbo a la riqueza cultural!

1. El complejo episcopal de la basílica de Eufrasio en el casco histórico de Poreč

Inicia tu crucero cultural en el puerto deportivo de ACI Marina en la histórica localidad de Poreč, a muy poca distancia de su señorial casco que data de la Edad Media. Tras amarrar el barco, estarás a unos pocos minutos a pie de la basílica de Eufrasio, situada en la parte septentrional del casco antiguo. La catedral lleva el nombre del obispo Eufrasio y fue incluida, en 1997, en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO. Este complejo episcopal del siglo VI, con su sacristía, pila bautismal, campanario y palacio episcopal, es un ejemplo excelente de la arquitectura bizantina temprana en el Mediterráneo.

2. La catedral de Santiago en Šibenik

Volvamos ahora al barco y zarpemos hacia el sur. Nuestra siguiente parada es Šibenik, en Dalmacia central, un poco más al sur de Zadar. Gracias a su maravillosa costa y decenas de islas, el archipiélago de Šibenik es un verdadero paraíso para los amantes de la navegación. Puedes amarrar el barco en el puerto ACI Marina de Vodice, y salvar los diez kilómetros de distancia hasta la histórica ciudad de Šibenik en un coche de alquiler, en taxi o incluso en bicicleta. Encontrarás tu destino, la catedral de Santiago, en el centro de la ciudad, al sur de la plaza central. Este singular monumento de la arquitectura sacra representa una unión del arte del norte de Italia, de Dalmacia y de la Toscana. Gracias a sus ornamentos singulares, como son los retratos de lugareños tallados en la piedra de la fachada, esta catedral se considera la más importante realización arquitectónica de los siglos XV y XVI en Croacia. Forma parte de la lista del patrimonio mundial de la UNESCO desde el año 2000.

3. La histórica localidad de Trogir

¿Estamos todos? Muy bien, zarpamos más al sur, siguiendo la costa adriática. Tras pasar la isla de Drvenik Veli, la localidad histórica de Trogir, nuestro siguiente destino, queda a tan sólo unos kilómetros. Recomendamos que amarres el barco en el puerto de ACI Marina Trogir. En cuanto pises tierra, te verás en medio de la localidad-museo de Trogir, cuyo casco antiguo es un excelente ejemplo de la continuidad de desarrollo urbano y que forma parte del patrimonio mundial de la UNESCO desde el año 1997. Trogir destaca con sus iglesias románicas y sus construcciones renacentistas y barrocas. Resultaría imposible enumerar todo lo que hay que visitar en Trogir, pero uno de los lugares más importantes es, sin duda, la catedral de San Lorenzo, con su impresionante portal de Radovan del siglo XIII, el mejor ejemplo del arte románico y gótico en Croacia.

4. Complejo histórico de Split con el palacio de Diocleciano

El siguiente destino es Split, unos pocos kilómetros al oeste de Trogir. Los alrededores de la segunda ciudad más grande de Croacia son el clímax de la belleza del Adriático. Ya que te estás acercando en búsqueda de un sitio dónde echar el ancla, dirígete al puerto ACI Marina Split. Lo encontrarás en la península de Sustipan, al comienzo del paseo marítimo más largo de todo el Adriático, el lungomare. El puerto deportivo permanece abierto durante todo el año, protegido de los golpes de mar y del viento por largos rompeolas. Si decides amarrar aquí, te separará sólo un corto paseo de tu destino; el complejo histórico con el palacio de Diocleciano, protegido por la UNESCO. El llamado Palacio fue construido entre finales del siglo III y comienzos del siglo IV después de Cristo, como lugar donde el emperador Diocleciano iba a retirarse. Se trata, no obstante, de una combinación de residencia lujosa y campamento miliar. Lo que hoy en día conocemos como la ciudad de Split tuvo sus comienzos precisamente aquí. A lo largo de los años la antigua fortificación se unió al caso antiguo y hoy en día abunda en tiendas, cafeterías y restaurantes. Monumentos históricos se han fundido aquí con el panorama de la ciudad convirtiéndose, por ejemplo, el mausoleo del emperador en una catedral.

5. La llanura de Stari grad en la isla de Hvar

Una vez más, un corto viaje en barco nos separa de nuestro siguiente destino, la llanura de Stari Grad en la isla de Hvar, situada entre Brač, Vis y Korčula. Recomendamos que amarres en el puerto ACI Marina Vrboska, que ofrece una buena protección del viento. El pueblo de Stari Grad y la llanura que lo rodea, el destino isleño bajo la protección de la UNESCO, está a menos de diez kilómetros de distancia, del otro lado de la isla, comunicado por el transporte público local. La llanura de Stari Grad entró en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO en 2008. Se trata de un campo donde la actividad agrícola comenzó con los griegos en el siglo IV a. C. y que sigue en uso hasta el día de hoy, siendo considerado, por eso, uno de los paisajes agrícolas con mayor tradición de cultivo ininterrumpido en el mundo. Además, en este rincón se han descubierto más de un centenar de hallazgos arqueológicos, incluyendo numerosas villas rústicas (residencias de verano de terratenientes de la época romana) y construcciones agrícolas de la época griega.

6. El casco antiguo de Dubrovnik

Levamos el ancla por última vez y zarpamos rumbo a Dubrovnik, donde termina nuestro recorrido marítimo. La belleza y la riqueza del patrimonio cultural en la perla del Adriático se manifiestan también en la ubicación de su ACI Marina. El puerto deportivo local, a la entrada de la bahía de Dubrovnik, fue declarado el mejor puerto deportivo en el Adriático y es uno de los puertos más seguros en términos de amarre, conservación y mantenimiento de embarcaciones. El puerto tiene también otro aliciente: además de ser uno de los más bonitos del mundo, el ACI Marina Dubrovnik se encuentra a tan sólo diez kilómetros del casco antiguo de Dubrovnik, incluido en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO en 1979. Visto que Dubrovnik es relativamente pequeña, lo mejor es recorrerla a pie. Aunque la ciudad abunda en iglesias, fortificaciones y otras construcciones importantes, posiblemente sean su monumento más atractivo las impresionantes murallas que ciñen la ciudad. Las murallas se han convertido a día de hoy en el emblema de Dubrovnik, y han servido como escenario del Desembarco del Rey en la famosa serie televisiva Juego de Tronos.