Photo by Zoran Jelača

¡Encuentra el tesoro escondido!

Puedes darle vida a las historias sobre la navegación por la costa croata visitando las numerosas cuevas que se encuentran en sus islas. Gracias a la geomorfología de la costa, entre las formas naturales por las que Croacia es conocida en todo el mundo también se encuentran las cuevas ubicadas en la superficie del mar, fácilmente accesibles para los visitantes. Además de los visitantes, la foca monje, una especie ya casi extingida, solía habitar en estas cuevas. Las cuevas accesibles en barco se suelen incluir en los itinerarios náuticos. Os facilitamos este listado de los destinos más conocidos en el Adriático croata.

Plava grota (La Cueva Azul), Lubenice 

Uno de los lugares para hacerse el mejor selfie es definitivamente la Cueva Azul en la isla de Cres, si consigues llegar a ella. Aunque hay una entrada tradicional, un poco escondida por la que se puede acceder nadando o en kayak, también se puede entrar a la cueva buceando unos 15 metros a 4,5 metros de profundidad. Emergirás en el interior de una amplia y apacible cueva, de siluetas de color azul verdoso. La cueva tiene una cúpula relativamente grande y se ven las pequeñas grietas por las que se filtra la luz del sol que ilumina este lugar único. ¡Sumérgete en un mundo secreto!

Zelena špilja (La cueva verde), Ravnik

En cuanto a las cúpulas, la cúpula realmente más espectacular la tiene la Cueva verde en la islita de Ravnik al lado de la isla de Vis. El mejor momento para la visita es fuera de temporada, cuando no hay tantos turistas. La Cueva Verde es especialmente popular entre los escaladores porque ofrece una estupenda experiencia para los amantes del piscobloc, una disciplina de escalada sin cuerda sobre el agua. El nombre lo adopta por el color de las algas de sus rocas, que la hacen una de las áreas más bonitas del mundo para escalar.

Modra špilja (La Cueva Azul), Biševo 

A pocos kilómetros de la Cueva Verde, en la isla de Biševo, se encuentra la Cueva Azul, la más famosa y popular entre los turistas. Aunque se piensa que el mejor momento del día para visitarla es a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, lo cierto es que conserva el mágico color azul turquesa durante todo el día. Se puede acceder nadando, en una barquita o buceando si se tiene experiencia en esta práctica. Lo más difícil es acceder cuando sopla el viento siroco, pero justo entonces la cueva es aún más especial por el sonido que provoca el mar en su interior, por las vibraciones de las rocas y por cada ola que llega. Un oasis para todos los sentidos.

Medvidina špilja (La Cueva de Medvidina), Biševo 

En Biševo hay que destacar la Cueva de Medvidina. Ubicada en la parte sur de la isla, es el  supuesto hogar de la foca monje del Mediterráneo. La entrada a la cueva es alta e inclinada, como si un ser mitológico la hubiera blandido con algo destructivo formando la cavidad. La cueva es muy profunda e impresiona a todo el que la explora. El color azul oscuro de la cueva esconde muchos secretos que solo descubrirán los aventureros más valientes. ¿Aceptas el reto?

Galebove stijene (Las Rocas de las Gaviotas), Stoja 

Los seductores dálmatas son conocidos por los lugareños como “gaviotas”, pero si quieres conocer a los verdaderos  protectores del mar, las numerosas y auténticas gaviotas, diríjete a la bahía de Mužilj en la península Stoja, al oeste de la ciudad de Pula. A este paraíso de rocas se puede llegar dando un bonito paseo desde el centro de Pula. Además de las gaviotas, en Seagull´s Rocks o las Rocas de las Gaviotas encontrarás muchos aventureros que disfrutan explorando las cuevas y la costa rocosa formada por el mar durante miles de años. Una de las cuevas más destacadas en Seagull´s Rocks es uno de los lugares más atractivos del mundo para hacer bonitas fotos de buceo, en el mar desde una altura de  10 a 12 metros. La cueva tiene forma de anfiteatro y los más valientes deciden subir por las rocas. ¡Despierta el pájaro que llevas dentro y vuela alto!

Odisejeva špilja (La Cueva de Odiseo), Mljet 

Según cuenta la leyenda, cuando Odiseo regresaba a su casa después de enfurecer a Poseidón se encontró las olas del viento siroco que con su fuerza lo llevaron a la parte sur de la isla de Mljet, en esta isla paradisíaca encontró la hospitalidad en la cueva de la ninfa Calipso, donde estuvo siete años en cautiverio. Odiseo, finalmente declinó la eterna juventud e imortalidad que le ofrecía Calipso si se quedaba y se casaba con ella. El resto es leyenda. La cueva se encuentra frente al acantilado Ogiran, en la parte sur de la isla de Mljet. Después de atravesar un túnel de veinte metros de longitud, nadando o navegando en barca, llegarás a esta hermosa cueva con su bóveda derrumbada, abierta hacia la costa. Definitivamente es un lugar legendario.

Špilja Golubinka (La Cueva de Golubinka), Dugi otok 

En las costas del sur de la isla Dugi otok se encuentra la cueva de Golubinka, al oeste de la bahía Brbinjšćica, donde es mejor anclar el barco aunque el mar esté en calma. Se caracteriza por su larga entrada por la que se puede acceder nadando o con un barco muy estrecho, pero es recomendable nadar hasta el fondo de la cueva con una máscara de buceo. Gracias a la luz natural que procede del techo abierto al final de la cueva, hay una gran riqueza de fauna submarina en un túnel aparentemente cárstico que se abre en una encantadora salita. ¡Navega a un oasis de paz! 

Las islas croatas son un destino popular por sus bien conocidos atributos, y junto a estos lugares ocultos en el Adriático contribuirán a que tus vacaciones sean inolvidables.