Photo by Ivo Biočina

6 nombres para el paraíso

Ese sentimiento nos resulta familiar a todos. Estás en la oficina, trabajando, y de pronto te distraes. Empiezas a soñar con paisajes maravillosos, días soleados, un mar azul cristalino, fantásticos vinos y deliciosa comida? Afortunadamente, ¡estás a unas pocas horas de esta placentera experiencia! Descubre una magnífica playa croata y averigua por qué la llaman “playa de oro“. Así que, ¡deja de soñar! Levántate, estira las piernas, sal del trabajo, compra el billete y despierta en este increíble lugar.

Zlatni rat (punta de oro) es la playa más conocida de Croacia y un lugar único creado por la madre naturaleza cerca de la localidad de Bol en Brač, la isla más grande de toda Dalmacia. Brač es famosa por su vino, su pescado, sus aceitunas y su preciada piedra blanca. Mucha gente local presumirá contándote la creencia popular de que la Casa Blanca en Washington fue construida precisamente con piedra de sus canteras locales. Pero incluso más bonita que la piedra, es su larga playa de guijarros que se extiende como un brazo mar adentro. Gracias al viento y a las olas perfectas, Zlatni rat es destino predilecto en el Adriático para amantes del windsurf y del kitesurf. La forma y la longitud de la playa dependen de las variaciones entre la marea alta y baja, de las corrientes y del viento. El mistral, viento del oeste que sopla todas las tardes, atrae aquí a los amantes del windsurf y, visto que en estas aguas no hay arena ni algas, es un lugar ideal para el buceo. No obstante, en Zlatni rat no se reúnen sólo amantes del deporte y la acción; además de las posibilidades que ofrece para unas vacaciones activas, esta playa te invita a relajar y a disfrutar de la puesta del sol detrás de las montañas, saboreando al mismo tiempo una copa de vino croata. ¡En Zlatni rat vivirás tiempos dorados!

Pero Brač no es la única isla con lugares paradisiacos. Croacia esconde algún que otro as en la manga, todos ellos descritos como “la joya oculta de Croacia”, “el paraíso escondido” y similares. Cuando los visites, seguramente añadirás algún epíteto propio a la lista.
La playa de Stiniva en la isla de Vis es un ejemplo perfecto de paraíso escondido, declarada en 2016 la playa más bonita de Europa en la página European Best Destinations. Debido a su ubicación, a esta playa se accede sólo a pie o en barco, pero el esfuerzo merece la pena.

Otro tesoro escondido, donde te sentirás como en una playa privada, es la playa de Lubenice en la isla de Cres. Aquí no suele haber más que algún bañista solitario y las vistas son dignas de una postal.

Si lo que buscas son lugares maravillosos llenos de encanto, playas de arena y de guijarros, calas naturales y paisajes idílicos, entonces Krk es la opción ideal para ti. La playa de Vela plaža en Krk es conocida por todos esos atributos y ofrece, además, numerosas opciones para realizar actividades deportivas.

Si buscas un verdadero paraíso a pequeña escala, no pierdas la oportunidad de visitar Rajska plaža (playa paradisíaca) en la isla de Rab, cuya belleza ha quedado inmortalizada en su nombre. Tú y tu familia descubriréis por qué se justifica este nombre en cuanto veáis esta hermosa playa de arena, sus aguas poco profundas y sus toboganes que garantizan la diversión a toda la familia.

Y si buscas algo completamente diferente e inusual, visita la playa de Saplunara en Mljet, la isla más rural de Croacia y una verdadera joya natural. Esta playa no tiene hoteles ni restaurantes, sólo unos chiringuitos rodeados de un espeso bosque de pino que ofrecen comida típica croata. ¡Saplunara ofrece una experiencia robinsoniana y hedonista a la vez!

Croacia realmente tiene mucho que ofrecer. Tómatelo con calma. Si hace mucho calor, da un paseo a lo largo del agua cristalina de color turquesa o disfruta de una cena en buena compañía en algún restaurante local. Encuentra tu propio lugar ideal y crea recuerdos inolvidables mientras contemplas la puesta de sol o simplemente disfrutas de la vida.